Publicado por & archivado en blog, restaurante.

En Taberna El Nº 10 no solamente hacemos una labor de difusión y conocimiento tanto de los vinos de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles y su maridaje con la cocina tradicional cordobesa, sino también del arte cordobés. Un rasgo que tenemos en común con el resto de restaurantes del Grupo Cabezas Romero (especialmente Casa Pepe de la Judería y Casa Rubio). Nuestro gerente, Miguel Cabezas, siempre ha ejercido un papel totalmente desinteresado como mecenas del arte cordobés. Una labor de apoyo constante a lo largo de las últimas décadas que le ha convertido en uno de los principales coleccionistas de la ciudad. Pero no solamente ha apoyado el arte de esa forma: también brinda sus restaurantes como espacios de exposición para la difusión y venta de la obra de los artistas cordobeses.

Hoy os vamos a presentar la incorporación más reciente al arte en la Taberna El Nº 10. Se trata de dos obras de Eli Ruiz. La artista cordobesa se ha planteado un reto verdaderamente arduo: la cuidada reproducción en punto de cruz de dos de las obras más afamadas del pintor cordobés por excelencia: Julio Romero de Torres.

Decoración navideña en taberna el nº 10

Hasta en la decoración navideña la Taberna El Nº 10 manifiesta su sensibilidad por el arte.

‘La Chiquita Piconera’ y ‘La Fuensanta’ han sido las obras elegidas por Eli Ruiz para recrearlas con su suprema habilidad al bordado. En el caso de ‘La Chiquita Piconera’, ha empleado hasta 120.000 puntos, mientras que en ‘La Fuensanta’ requirió otros 72.000. El resultado es tan brillante como podéis comprobar en la imagen que encabeza este post. Os invitamos a visitar la taberna para comprobar el espectacular resultado en vivo. Vistos ambos cuadros, sorprende la extremada fidelidad con la que Eli Ruiz ha recreado el trazo de Romero de Torres, hasta el punto que resulta difícil creer que son dos obras realizadas en punto de cruz. ¡Ah! Ambas obras se encuentran a la venta, para aquellos que quieran llevarse a casa esta espectacular muestra de arte cordobés.

Publicado por & archivado en blog, restaurante.

En la barra de la Taberna El Nº 10, auténtico templo en el corazón de la Judería dedicado a la excelencia de los vinos de Montilla-Moriles y su maridaje con la mejor cocina de Córdoba, se da con cierta frecuencia una anécdota simpática entre parroquianos y visitantes. Y es que muchos turistas se sorprenden cuando un cordobés pide un medio de vino y le sirven una copa completamente llena de Montilla-Moriles. Muchos preguntan: “¿por qué han llenado la copa hasta arriba si ha pedido un medio?”. La respuesta en sencilla: el medio se refiere a una unidad de medida.

Y es que en Córdoba el medio es igual a medio cuartillo de litro. Y, para una medida más estándar, se pide una copa de vino, en la que se rellena solamente hasta la mitad. En la Taberna El Nº 10 respetamos las tradiciones de consumo de los vinos de Montilla-Moriles, y por ello siempre recurrimos a catavinos con borde fino, porque dejan las llamadas lágrimas en el borde. Esas pequeñas gotitas que se quedan adheridas al cristal, y que tanto gustan a los buenos aficionados a los caldos de nuestra comarca.

fondo-taberna-el-10

En primer término, dos copas de Montilla-Moriles impecablemente servidas en nuestra taberna.

De igual forma, existen unas costumbres muy marcadas a la hora de determinar la temperatura del vino. En Córdoba es tradición tomar el vino a temperatura ambiente, especialmente en invierno. El tórrido verano cordobés impulsa a muchos a enfriar sus copas, aunque los más sibaritas afirman que así se pierde propiedades como el aroma o el sabor. Aunque cada vez está más extendida la costumbre de pedir mitad y mitad: una parte fría y otra natural. Así se conserva fresco, como debe consumirse. Nuestro consejo es saciar la sed estival con una buena caña de cerveza (‘regar la plaza’, como se dice en Córdoba) para luego degustar un medio de excelente Montilla-Moriles de nuestra taberna.

Publicado por & archivado en blog, restaurante.

La querencia y defensa de los productos agroalimentarios andaluces es uno de los rasgos característicos que tienen en común la cocina de los cuatro establecimientos del Grupo Cabezas Romero, Taberna El Nº 10, Casa Pepe de la Judería, Casa Rubio y Caravasar de Qurtuba. No sólo es que nos guste defender la exclusividad del alimento andaluz, sino que nos inspira y apasiona a la hora de cocinar por sus cualidades excepcionales. Por ello, nos hemos sumado con entusiasmo a una iniciativa impulsada por el Grupo de Desarrollo Rural del Medio Guadalquivir: las Jornadas Gastronómicas de Platos con naranjas y aceite de oliva del Valle del Guadalquivir.

Hasta el próximo 17 de mayo, en nuestros establecimientos únicamente se empleará para cocinar aceite  de oliva virgen extra del Valle del Guadalquivir. De igual forma, en aquellas recetas que lleven naranja (por ejemplo, ¿habéis probado el Bizcocho de aceite de oliva, Pedro Ximénez y sorbete de naranja sanguina, excepcional postre de Casa Pepe de la Judería?), solamente se utilizarán aquellas recolectadas en el Valle del Guadalquivir.

aceite y naranjas

En Taberna El Nº 10 nos hemos sumado con entusiasmo a estas Jornadas gastronómicas.

En cada restaurante del Grupo Cabezas Romero haremos nuestros estos ingredientes, dotándoles con el perfil singular de cada estilo de cocina. Ya sabéis que en la Taberna El Nº 10 somos máximos adalides de un buen desayuno. Y nos encanta servirlo al estilo molinero: buen café, pan tostado con aceite y zumos con las mejores naranjas del Valle del Guadalquivir.

Además, estas jornadas nos sirven también para recomendar un remedio infalible para bajar el colesterol en la sangre: extraer el jugo de dos naranjas, añadirle dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra, y consumirlo en ayunas durante 15 jornadas.

Ya sabéis: hasta el próximo 17 de mayo, las naranjas y el aceite de oliva virgen extra del Valle del Guadalquivir serán protagonistas estelares en la cocina de los cuatro restaurantes del Grupo Cabezas Romero.

Publicado por & archivado en blog, restaurante.

Sol radiante. Puestos de caracoles en las calles. Olor a rosas en el ambiente. Una explosión de colores en cualquier rincón de la ciudad. Definitivamente, volvemos a vivir un nuevo Mayo Cordobés. Este Puente de Mayo marca el inicio del mes festivo por excelencia en el calendario cordobés. Y en El Nº 10 ya estamos preparados para recibirlo por todo lo alto, y con nuestro peculiar estilo: con los mejores vinos de la DO Montilla-Moriles y su cuidado maridaje con lo más selecto y delicioso de la cocina de Córdoba.

La primera señal visible de la llegada de este Mayo Cordobés lo marca la instalación de las Cruces. Cada año se superan nuestros vecinos en la elaboración de las mismas, y no nos hemos podido resistir a encabezar la entrada de este post con un soberbio ejemplo. Se trata de la cruz que han instalado esta misma semana en Doctor Fleming, justo a la entrada de la calleja de la Luna.

El buen tiempo invita a que nuestros comensales puedan disfrutar del excepcional ambiente festivo de la ciudad al aire libre. Nuestra terraza en la plaza del Cardenal Salazar es un espacio idóneo para sumergirse en ese ambiente vital, con la calle Romero de la Judería convertida en un constante y ameno trasiego de turistas y vecinos. Aunque si se prefiere optar por un rincón más relajado, nada supera en belleza, coquetería y romanticismo a nuestra azotea, especialmente a esta altura de la primavera.

azotea El nº 10 Córdoba

La azotea de la Taberna El Nº 10: ideal para disfrutar de una cena romántica en Córdoba.

A lo largo de este puente, la ciudad acogerá venerables tradiciones festivas como la Batalla de las Flores mañana 1 de mayo, la Romería de la Virgen de Linares el día 3, o el Concurso de Cruces de Mayo y Certamen de Academias. En El Nº 10 os invitamos a tomar un respiro entre evento y evento en el corazón de la Judería. Con maridajes de 10 como este que planteamos al final de la entrada: fino de Montillla-Moriles con nuestra tabla de quesos. ¡Feliz Mayo Cordobés!

tabla de quesos del nº 10

Nuestra tabla de quesos con un fino de Montilla-Moriles: Maridaje de 10.

Publicado por & archivado en blog, restaurante.

Lectura y vino: ¡qué gran combinación! Por ello mismo, en la Taberna El Nº 10 no nos hemos resistido a aprovechar la celebración hoy 23 de abril del Día del Libro para destacar algunos títulos con nuestra afición favorita como tema central: el vino. No pretende ser una lista exhaustiva, sino una breve y variada selección que demuestre que caldos y letras son un matrimonio bien avenido. ¡Allá vamos!

untitled

1. ‘Permítame que le hable sobre vino: Guía para entender y disfrutar del vino’ de Oz Clarke (editorial Blume): Clarke es uno de los enólogos y divulgadores sobre el vino más reputado. En sus libros huye de tecnicismos y barroquismos con el lenguaje, y por ello constituyen un perfecto pórtico de entrada para el profano. En éste analiza más de 300 caldos.

Libro vino 2

2. ‘El vino: de la cepa a la copa’ de María Isabel Mijares y José Antonio Sáez (editorial Mundi-Prensa Libros): esta obra comparte el mismo carácter didáctico del anterior, pero esta vez centrado en el proceso de elaboración. Desde la siembra al paladar. Y con una útil guía con consejos para comprar, almacenar y catar vino.

Libro vino 3

3. ‘Los Supervinos 2015. La Guía de Vinos del Supermercado’ de Joan C. Martín (editorial Las guías del Lince): un estupendo volumen para encontrar auténticas joyas enológicas entre las estanterías de tu supermercado más cercano. Imprescindible.

Libro vino 4

4. ‘Muerte entre los viñedos’ de Jean Pierre Alaux y Nöel Balen (editorial Maeva): para huir del ensayo, os recomendamos esta novela (primera de la llamada Trilogía ‘La sangre de la viña). Un relato detectivesco ambientado en el mundo del vino y protagonizado por el carismático enólogo Benjamin Cooker.

Libro vino 5

5. ‘Los vinos de Montilla-Moriles’ de Manuel María López Alejandre (editado por la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía): no podíamos terminar este repaso bibliográfico por el mundo del vino sin mencionar este volumen, una guía rápida y sencilla sobre los vinos de nuestra tierra.

Ya sabéis: un buen sillón orejeo, descorchar una buena botella de vino… ¡y a disfrutar de la lectura!

Publicado por & archivado en blog, restaurante.

En la Taberna El Nº 10, espacio para aprender y disfrutar de la gastronomía cordobesa y de los vinos de la DO Montilla-Moriles en un entorno tan privilegiado como la Judería de Córdoba, siempre hemos apostado por adquirir y poner en valor aquellos vinos que mantienen viva la llama de la elaboración tradicional, lo que implica también un respeto por el medio ambiente en todo el proceso. Por este motivo, aplaudimos y apoyamos una iniciativa como EcoRacimo.

Se trata del certamen de vinos ecológicos de referencia en España, y se encuentra estrechamente vinculado a la DO Montilla-Moriles. Es un proyecto que nace del esfuerzo conjunto entre la Diputación Provincial de Córdoba y la Asociación de Valor Ecológico, Ecovalia.

Ecoracimo Córdoba

Imagen corporativa del certamen de vinos ecológicos.

Esta semana el certamen ha contado con un impulso decisivo para su consolidación: Ecovalia, Diputación y el Ayuntamiento de Montilla han suscrito un convenio para convertir a la localidad cordobesa en sede permanente de EcoRacimo. Con este apoyo institucional, el certamen se consolida como la cita más importante de España dedicada a la producción ecológica de vinos.

Una cita que servirá para poner en valor este tipo de producción ecológica, por la que han apostado hace años algunas de las principales bodegas de la DO Montilla-Moriles. En el convenio que han firmado las tres partes también se han comprometido a difundir la cultura del vino y su consumo responsable.

En el patio de la Taberna El Nº 10 siempre habrá un lugar privilegiado para una bota de un buen vino de la DO Montilla-Moriles, elaborado con un estricto respeto de la tradición y el medio ambiente. De hecho, entre los vinos que vendemos en la taberna se encuentran diversos ejemplos de esta producción ecológica, como los que figuran en la imagen con la que encabezamos este artículo. Por ello, permaneceremos atentos a lo que acontece en la nueva edición de EcoRacimo.

Publicado por & archivado en blog, restaurante.

Com bien sabéis, la pasión por los vinos de la Denominación de Origen (DO) Montilla-Moriles, y nuestro afán por difundir sus bondades y diversidad entre el gran público constituyen el motor creativo y el alma de la Taberna El Nº 10, espacio ideal para conocer y disfrutar de los caldos cordobeses. Fino viejo, fino joven, amontillado, Palo Cortado, Pedro Ximénez… La DO Montilla-Moriles está plena de variedad de paladares y sabores, ideales para cada ocasión. Hoy nos vamos a detener en uno de los elementos esenciales en la elaboración de estos vinos: las botas o toneles.

Un simple paseo por Montilla, Moriles o alguna de las otras localidades de la comarca revela la proliferación de otro negocio paralelo a las bodegas, pero con la misma vocación artesanal y familiar: las tonelerías. Generaciones y generaciones de cordobeses se han dedicado a este noble oficio, Y es que es un oficio con una venerable y longeva tradición en la zona: cuentan que las primeras tonelerías surgieron en esta zona entorno al siglo XV. Y muy posiblemente fuese una industria que floreciese a la par que la navegación, ya que estos grandes toneles eran uno de los elementos más fiables para el transporte de mercancías.

botas de Montilla Moriles en El nº 10

Buena parte de las cualidades de los vinos de la DO Montilla Moriles están vinculadas a su envejecimiento en botas.

El proceso de elaboración de las botas es arduo y minucioso, y no ha perdido su carácter artesanal en los últimos años. Los toneles se elaboran principalmente con madera de roble americano envejecida, por sus especiales cualidades. El fuego y el martillo son prácticamente los únicos elementos que el tonelero sigue empleando para domar la madera y dotarla de forma. Para cada barril utilizan 25 listones de madera, y el volumen varía según el tipo de vino que vaya a albergar.

Tan buenas prestaciones ofrece para la elaboración de vinos y licores, que son ya muchas las empresas extranjeras de bebidas espirituosas, como el ron o el whisky, que confían la elaboración de sus barriles a las expertas manos de los toneleros cordobeses.

Publicado por & archivado en blog.

La Asociación de Amigos Amantes del Vino y Vinagre (Vinavin) se ha convertido en apenas unos meses en una de las principales entidades dedicadas a la difusión de las bondades de los productos con el sello de calidad de la Denominación de Origen (DO) Montilla-Moriles. Y, tras su reciente inclusión dentro de la DO por parte de la Unión Europea, los vinagres no podían seguir permaneciendo ajenos a esa labor de difusión. Así, nace la I Cata Concurso Internacional de Vinagres, celebrada el pasado fin de semana en el Palacio de la Merced, sede de la Diputación Provincial de Córdoba. Un evento en el que participamos desde el Grupo Cabezas Romero, con la presencia de nuestro gerente, Miguel Cabezas, como vocal.

En el evento participaron hasta 67 muestras de vinagre, procedentes de los principales países productores, como Italia, Francia o España, aunque también de latitudes exóticas, como China y Japón. Un jurado formado por 20 expertos, colaboradores de revistas gastronómicas nacionales e internacionales como la Etiqueta o Sobremesa, además de miembros de la Unión Española de Catadores, técnicos de Universidad de Córdoba y Sevilla, Canal sur y técnicos del IFAPA de la Junta de Andalucía.

miembros de Vinavin y jurado

Miembros de Vinavin y el jurado de la cata-concurso celebrada en el Palacio de la Merced.

El jurado seleccionó 24 vinagres premiados, evidenciando la enorme calidad reunida en esta primera convocatoria. Entre los premiados destacan ejemplos como Vinagre Reserva 1980 Castillo de Poley, de Bodegas Toros Albalá; Vinagre Añejo Dulce de Membrillo Ecológico, de Los Majos; Vinagre de Reims de Clovis Francia; el italiano Grande RIserva Felice Mazzetti; o el único chino presente en el palmarés: Shanxi Mature Vinegar 8 Years.

A continuación, os dejamos el cuadro de ganadores de esta 1º Cata Concurso Internacional de Vinagres de Vinavin (pinchad para ver en grande).

Vinavin Premios

Un evento esencial para la puesta en valor de un producto que también ha pasado a integrar la DO Montilla-Moriles.

Publicado por & archivado en blog, restaurante.

Este fin de semana por fin llega la primavera. Buen momento para disfrutar de una jornada memorable en la ciudad, disfrutando del placer de comer bien en sus tabernas. Posiblemente sea el momento del año en el que más bella luce la Judería de Córdoba. Los colores ofrecen sus facetas más brillantes. Las calles encaladas lucen con un esplendor especial. Las temperaturas se suavizan, y aún no se nota el torrencial calor cordobés.

Un espectáculo para los sentidos que en El Nº 10 tenemos el privilegio de contemplar en primera persona. Además de nuestra terraza en la plaza del Cardenal Salazar, punto neurálgico de la Judería en el que el busto de Al-Gafequi, ilustre oftalmólogo de la Córdoba del Califato, se encuentra con el patio de la Facultad de Filosofía y Letras; en el Nº 10 disponemos de un espacio que constituye un rincón privilegiado para sumergirse en la primavera de la Judería: nuestra azotea.

taberna-el-no-10

Las botas con los mejores vinos de la DO Montilla-Moriles dominan nuestro patio.

Nuestra azotea cuenta con una cualidad por encima de cualquier otra: su discreción. No se trata de una amplia azotea con capacidad para albergar grandes grupos. Es más bien un coqueto rincón romántico en el que disfrutar de un almuerzo o cena inolvidable en grata compañía.

Ahora que empieza el buen tiempo, nada mejor que acercarse a nuestra taberna, atender las recomendaciones de nuestros camareros para escoger el vino de la DO Montilla-Moriles más acorde con vuestros gustos, escoger algunas de las propuestas de tapas o raciones para maridar, y disfrutar de un almuerzo con incomparables vistas en nuestra azotea, primorosamente decorada.

En el Grupo Cabezas Romero disponemos de una azotea en cada uno de nuestros restaurantes: El Nº 10, Casa Pepe de la Judería, Casa Rubio y Caravasar de Qurtuba. Te recomendamos que las visites todas: cada una tiene su propio carácter y personalidad.

Publicado por & archivado en blog, restaurante.

Esta semana tenemos un estreno de auténtica excepción en la Taberna El Nº 10, espacio para conocer y disfrutar la cocina y los vinos de Córdoba. Hemos incorporado a nuestras botas de la Denominación de Origen (DO) Montilla-Moriles una de Pedro Ximénez reserva 1986 de las Bodegas Toro Albalá. Una de las casas que sigue manteniendo viva las técnicas artesanales de elaboración propias de nuestra tierra. Un vino de una calidad excepcional, que nos ofrece la excusa perfecta para profundizar en una de las uvas y caldos más singulares del mundo enológico.

El origen de la uva Pedro XIménez se pierde en la bruma de los tiempos. Cuenta la leyenda que la uva llegó desde Alemania a Andalucía en el siglo XVI de la mano de un soldado del Tercio de Flandes llamado Peter Siemens, y de ahí procede su nombre. En los últimos años, diversos expertos han negado esta teoría, tanto por la falta de parecido entre esta cepa y cualquiera de las que brotan en la cuenca del Rin. La imposibilidad de adaptación de la uva germana al clima de estas latitudes sería otra causa que echaría por tierra este romántico origen. Muchos entendidos relacionan esta uva con la variedad malvasía de Lanzarote.

PX de Toro Albalá

Nuestra bota con el Pedro Ximénez Reserva 1986 de Toro Albalá.

En cualquier caso, es una variedad que precisa mucho sol para su crianza, por lo que las tierras cordobesas constituyen el entorno ideal para su desarrollo. De las pasas de esta uva secadas al sol se obtiene el vino Pedro Ximénez, también conocido como PX. Un vino inicialmente asociado a los postres por su intenso dulzor, aunque en los últimos años ha ido ganando relevancia su maridaje con carnes, o la elaboración de una salsa para acompañar diversos platos, que se conoce como reducción de Pedro XIménez (normalmente, al 50 %).

Clientes de todo el mundo pasan cada año por nuestra taberna, y a todos les agrada como broche al almuerzo o cena saborear una copa de PX. Por ello, la llegada de este Reserva 86 de Toro Albalá supone una incorporación valiosísima.